Gerencia de Calidad Total

Si has sido gerente o director por algún tiempo, seguramente estás familiarizado con muchas teorías, estrategias y técnicas de administración; con el tiempo muchas de estas se han convertido en modas, sólo para fracasar, mientras que otras se han mantenido consistentes por décadas, y por buenas razones.

Si has sido gerente o director por algún tiempo, seguramente estás familiarizado con muchas teorías, estrategias y técnicas de administración; con el tiempo muchas de estas se han convertido en modas, sólo para fracasar y terminar empolvándose en los estantes y en las mismas salas de juntas.

Otras se han mantenido consistentes por décadas, y por buenas razones; esas estrategias de administración que continúan ganando el gusto o preferencia de la comunidad empresarial tienen por lo menos una cosa en común: están basadas en principios de trabajo aplicables a la mayoría o todos los sectores industriales.

Gerencia de Calidad Total, TQM por sus siglas en inglés (Total Quality Management), es un buen ejemplo de una teoría que se ha convertido en una palabra de moda común, pero se ha colocado desde entonces en un papel constante como estrategia de gerencia eficaz que funciona. Incluso si algunas compañías no implementan todos los aspectos de  la teoría formal, la implementación de algún aspecto de TQM, puede ayudarlos a ganar imagen positiva, trabajo de marca efectivo, así como también el respeto de la industria y los consumidores.

¿Qué intenta lograr TQM?: TQM tiene un objetivo simple: Proveer a los clientes de una compañía, productos o servicios que quieran o necesiten. Si este objetivo aparenta ser excesivamente básico, es lo que pretende esta estrategia.

Alcanzar esta meta puede fácilmente volverse algo complejo y retador por muchas razones; TQM a detalle, tiene muchas características, componentes, procedimientos y modos de pensar recomendados; aún así, la belleza de la simplicidad de la teoría TQM se mantiene viable.

Otro objetivo es lograr que todas las facetas operativas de la empresa sean de alta calidad. A menos que seas gerente de una compañía monopólica, entiendes que estos dos objetivos deseados disponen retos monumentales. Hacer frente a la  dura competencia, rápidos cambios en tecnología y a la economía global, son objetivos muchas veces más fáciles de entender que de implementar.

De cualquier modo la belleza de TQM puede ser comparada con la sabia frase: “Apunta hacia la Luna, porque incluso si fallas, ya estarás entre las estrellas”. Hacer un esfuerzo franco por alcanzar estos dos objetivos puede casi garantizarle a tu compañía una mejora en las operaciones, imagen, relaciones comerciales, desarrollo de productos y mantenimiento en la industria.

Componentes y Características de TQM: Existe mucha información acerca de TQM y su implementación. Este artículo no pretende funcionar como un manual de implementación, pero para ayudarte a decidir si TQM es para ti y tu compañía, el conocimiento de algunos componentes clave pueden despertar tu interés en futuros estudios.

El componente clave de un programa TQM: Todo el personal y gerencia se ven directamente involucrados en actividades de mejora continua. TQM no debe ser comparado con una sesión de planeación estratégica de fin de semana, o un seminario de dos semanas en relaciones comerciales,  o una semana de juntas explicando nuevas políticas y procedimientos. Esta podría compararse con una modificación pensada y enfocada que afecta a todas las actividades del lugar de trabajo  para alcanzar alta calidad.

Rara vez las actividades son las mismas para el personal que para la gerencia. La igualdad de enfoque requiere diferentes actividades apuntando a niveles diferentes de autoridad y responsabilidad. A continuación algunas de las actividades más comunes de TQM, generalmente asignadas a los empleados, equipos o departamentos apropiados.

  •  Mejora en la satisfacción del cliente
  • Compromiso gerencial con la excelencia
  • Manufactura y producción oportuna
  • Actividades de reconocimiento y celebración
  • Evaluación comparativa para seguir el progreso orientado a objetivos estratégicos
  • Reducción de costos manteniendo calidad y disponibilidad
  • Desarrollo de estrategias de mejora para todas las áreas de operación
  • Planeación estratégica consistente a nivel micro y macro

También existen algunos principios básicos de TQM asignados a directivos y personal, en su forma más simple, se asignan a cada grupo:

Gerencia o Dirección: Planear, Hacer, Revisar, Actuar.

Personal: Entrenar, Sugerir, Medir, Formar equipos.

Con esta base, puedes construir árboles de actividades o decisiones para alcanzar los detalles de las metas y objetivos de la compañía. Dependiendo de tu organización y la industria pueden existir sub-categorías que involucren procesos y controles financieros, herramientas estadísticas, sociedades comerciales, además de muchas  otras actividades y tareas.

Sin importar como desarrolles tus especificaciones, ten en cuenta que TQM, cuando se implementa apropiada y consistentemente, mantiene un componente clave de mejora del funcionamiento. Basado en principios administrativos y operacionales sólidos, TQM da resultados directamente proporcionales a lo que tú y tu compañía contribuyen en el proceso. Similar al logro de éxito personal de carrera, los componentes implícitos de: persistencia, perseverancia y esfuerzo consistente, son generalmente las más importantes características del cumplimiento de metas.

 

 
© 2014 Kelly Services, Inc.